Las grandes cantidades de plástico contaminan nuestro entorno. Y lo cierto es que una buena parte lleva nuestro nombre.

Esta situación no nos gusta.

El plástico es un material muy valioso. Es vital para la distribución segura y eficiente de nuestros productos y tiene una huella de carbono más reducida que muchas alternativas. Por lo tanto, tiene sentido usarlo.

Pero lo que no tiene sentido es llenar las calles, los océanos y los ríos de plástico.

Se debe usar dentro de una economía circular, donde se reutilice, se recicle o se composte. Donde se mantenga a raya para que nunca acabe en el medioambiente.

Si tan solo una de nuestras botellas acabara en el medioambiente, ya sería demasiado. Nuestros plásticos son nuestra responsabilidad.

Por eso hoy anunciamos nuevos objetivos, más audaces aún que los que teníamos hasta ahora.

Nos comprometemos a reducir a la mitad el uso que hacemos de plásticos vírgenes en nuestros envases y a recoger y procesar más envases de plástico de los que vendemos... y todo para 2025.

1/2

Para 2025, reducir en un 50 % la cantidad de plástico virgen de nuestros envases

Más

Para 2025, ayudar a recoger y procesar más envases de plástico de los que vendemos

En lo referente al plástico virgen, lo lograremos de dos maneras. En primer lugar, eliminando más de 100 000 toneladas de envases de plástico con la aceleración de la utilización de paquetes multiuso (como los formatos reutilizables y rellenables) y con soluciones «sin plástico», que incluyen materiales de envasado alternativos y productos «desnudos». En segundo lugar, aumentado el uso que hacemos de los plásticos reciclados en nuestros envases.

El paso más importante a la hora de eliminar los desperdicios plásticos es evitar que entren en el medioambiente. Por eso también nos comprometemos a ayudar a recoger y procesar más envases de plástico de los que vendemos. Lo haremos de tres maneras: invirtiendo y colaborando para mejorar la infraestructura de gestión de residuos en muchos de los países en los que operamos, comprando y empleando plásticos reciclados en nuestros envases, y participando en estrategias de responsabilidad extendida del productor, en los que pagamos por la recolección de nuestros envases.

Solo podremos eliminar los desechos plásticos actuando de inmediato y tomando medidas drásticas en todos los puntos de su ciclo de vida

Alan Jope, CEO de Unilever

«Solo podremos eliminar los desechos plásticos actuando de inmediato y tomando medidas drásticas en todos los puntos de su ciclo de vida» afirma Alan Jope, CEO de Unilever. «Esto exige un replanteamiento fundamental en la estrategia de nuestros envases y productos. Requiere la introducción de nuevos e innovadores materiales y la ampliación de los nuevos modelos de negocio, como formatos de reutilización y relleno, a una velocidad e intensidad sin precedentes».

«Nuestra visión es un mundo en el que todos trabajemos juntos para garantizar que el plástico permanezca dentro de la economía pero fuera del medio ambiente. Nuestro plástico es nuestra responsabilidad, por lo que nos comprometemos a recoger más de lo que vendemos, como parte de nuestra estrategia para fomentar la economía circular. Es a la vez un desafío y un proyecto emocionante que ayudará a impulsar la demanda mundial de plástico reciclado».

Cada día, 2500 millones de personas de más de 190 países distintos usan nuestros productos para sentirse bien y aprovechar la vida al máximo. Esto nos coloca en una posición privilegiada para ser parte de la solución y hacer realidad nuestra visión de un mundo libre de desechos en el que ningún envase acabe en el medioambiente: ni en tierra ni en las vías fluviales ni en nuestros océanos.

Ellen MacArthur, fundadora de la Fundación Ellen MacArthur, afirma: «El anuncio de hoy de Unilever es un paso significativo en la creación de una economía circular para el plástico. Al eliminar los envases innecesarios a través de innovaciones como la recarga, la reutilización y los concentrados, así como con el aumento del uso de plástico reciclado, Unilever está demostrando que las empresas pueden alejarse de los plástico virgen.

«Animamos a las demás a seguir su ejemplo, para que colectivamente podamos eliminar el plástico que no necesitamos, y a innovar, para que circule el que necesitamos, y finalmente construir un sistema económico en el que los envases de plástico nunca se desperdicien».

Lo que podrías preguntarte...